¿Se debe ordenar la audiometría en los exámenes ocupacionales?

La audiometría es un examen que determina la salud auditiva de los trabajadores. Conozca si debe incluirla en los exámenes ocupacionales de sus empleados.

Una audiometría puede ser necesaria en los exámenes ocupacionales

Una audiometría puede ser necesaria en los exámenes ocupacionales

Este artículo fue publicado hace más de un año y algunas de las referencias normativas pueden estar desactualizadas. Si detecta algún error, por favor repórtelo a través de nuestro formulario de contacto.

La audiometría es uno de los posibles exámenes médicos que se pueden ordenar a los trabajadores para determinar el diagnóstico de las condiciones de salud. Hoy en día es muy importante la seguridad y la preservación de la salud durante el trabajo, por lo cual existe el protocolo de exámenes ocupacionales que deben llevarse a cabo durante varias instancias del hecho laboral como:

  • En la preselección de personal, cuando se está seleccionando nuevo personal que va ingresar a la empresa.
  • Cuando el trabajador se retira: es muy importante para la empresa garantizar que el empleado durante su estancia en el sitio gozo de buena salud y se retira en un estado óptimo.
  • Periódicamente cuando hay factores de riesgos intrínsecos en la labor realizada, igualmente en trabajos donde los riesgos sean mínimos se hacen anualmente.

El jefe de personal, director de talento humano o responsable del SG-SST según se realice la asignación de responsabilidades, debe estar muy pendiente de realizar todas las evaluaciones médicas ocupacionales pertinentes en el lapso de tiempo adecuado para evitar situaciones de riesgos laborales en la empresa y desmejoras de la salud en los empleados.

Audiometría Ocupacional

La audiometría se divide en 3 tipos siendo de principal interés para el personal de gestión de talento humano: la audiometría base y la audiometría ocupacional.

La audiometría base es la que se encarga de determinar la capacidad auditiva de la persona que está siendo evaluada para un puesto específico dentro de la empresa.

La audiometría ocupacional, se sirve de los resultados de la audiometría base para determinar el riesgo a la audición debido a la exposición de los ruidos en el ambiente laboral. Los resultados se van plasmando en un gráfico llamado audiograma.

El tercer tipo de audiometría es la de campo, y aunque no en todos las áreas de trabajo se lleva a cabo, esta determina los umbrales de audición en la zona de trabajo.

En palabras sencillas, la audiometría busca la evaluación de la capacidad auditiva y como puede ser influenciada por el ambiente de trabajo y el ruido presente en él. La evaluación constante de la salud auditiva del empleado permite prevenir enfermedades de origen laboral.

Por lo anterior hay que llevar el equipo adecuado de protección para esta área en específico, entre más prevención menores los riesgos de sufrir accidentes laborales o verse negativamente alterados por las condiciones y ambiente laboral.

Pruebas audiométricas

Básicamente como todo examen ocupacional se abre historia médica y se procede con la anamnesis, luego de estos el trabajador se somete a varias pruebas que son:

Otoscopia: esta se realiza para determinar si los conductos auditivos se encuentran libres, que no tengan inflamación, obstrucción u otro síntoma irregular. Si estos se encuentran fuera de los rangos de normalidad se remite inmediatamente el trabajador al otorrino y no se realiza el resto del examen.

Diapasones, Pruebas de Rinne Y Weber: estos se hacen para determinar el estado de los oídos en general.

Evaluación Audiométrica, esta se basa en una serie de indicaciones e instrucciones que debe llevar a cabo el trabajador para ayudar a determinar la buena salud de los canales auditivos.

Determinar que el ambiente donde se trabaja sea seguro y que no esté influenciando negativamente la salud del empleado cobra un papel protagónico en la correcta interacción empresa-empleado.

Normatividad de los programas de audición

La Resolución 8321 de 1983 dicta las normas sobre protección y conservación de la audición de la Salud y el bienestar de las personas, por causa de la producción y emisión de ruidos.

En el artículo 49 de la Resolución 8321 de 1983 se establece el programa de conservación de la audición:

“ARTICULO 49. Los empleadores, propietarios o personas responsables de establecimientos, áreas o sitios en donde se realice cualquier tipo de trabajo productor de ruido, están en la obligación de mantener niveles sonoros seguros para la salud y la audición de los trabajadores y deben adelantar un programa de conservación de la audición que cubra a todo el personal que por razón de su oficio se vea expuesto a niveles sonoros cercanos o superiores a los valores límites permisibles”.

¿Cómo establecer si se requiere una audiometría?

Lo más recomendable es tener un profesiograma y los resultados de las mediciones higiénicas.

Los profesiogramas son elaborados por médicos especialistas en seguridad y salud en el trabajo o salud ocupacional. El responsable del SG-SST debe entregar al médico especialista la información de los perfiles de cargo y la matriz de riesgos, con este insumo se crea el profesiograma que es una matriz que para cargo (o para grupo de exposición similar), lista los exámenes que deben realizarse y la periodicidad de los mismos.

La Resolución 627 de 2016 en su artículo 9 determina los estándares máximos permisibles de niveles de emisión de ruido expresados en decibeles DB(A).  Si al realizar mediciones del ruido en los centros de trabajo, se exceden los máximos permitidos, se debe informar al médico especialista para que sea él o ella quien determine el tipo de examen que se debe realizar y la frecuencia de su evaluación.

 

Periódicamente enviaremos un boletín con nuestros últimos artículos